Es un tema recurrente en la nación paraguaya la referencia al agua, su uso, riqueza y sobre todo porque se encuentra en ella el llamado Acuífero Guaraní.

La escasez de agua dulce, que representa solo el 2,53% de toda el agua en el mundo, se hace sentir paulatinamente a nivel global mientras el Paraguay –uno de los países más ricos en este sentido– la falta de conciencia puede poner en peligro este tesoro.Es un dicotomía dificil de conjugar y donde la labor de las organizaciones sociales y ambientalistas adquiere enorme relevancia. la creación de conciencia es un paso relevante en orden a entender la importancia en el cuidado del agua, en su explotación racional y sobre todo en el manejo cuidadoso.

recuerdo que en la educación escolar se enseñaba que el vital elemento era un bien renovable, un recurso casi inagotable. Sin embargo, con el paso de los años tal consideración ha ido cambiando, ya no se enseña aquel modelo básico del ciclo del agua mediante el cual las lluvias ayudaban a recargar las fuentes de agua. Ante la creciente y exponencial aumento de la demanda por el líquido elemento el concepto del agua resurge como “recurso no renovable” sobre todo si hablamos de recursos de agua subterráneos.

en países como paraguay, donde la escasez no es el problema sino que la abundancia, la tarea de los movimientos sociales, las organizaciones ambientalistas y sobre todo aquellos grupos organizados con mayor conciencia, deben apoyar una labor educativa destinada a dar cuenta de lo vital que resulta cuidar el agua “a cosecharla” por ejemplo, como dicen en el paraguay, al estilo de lo que se realiza en la región del Chaco.Silvero señala que lejos de la escasez de agua, en el Paraguay el problema es la abundancia.

“La falta de conciencia es un factor importante. Cuando más fácil acceso al agua, menos conciencia hay para cuidarla”, manifiesta el Ing. José Silvero, Director de Hidrogeología de la Secretaría del Ambiente (Seam).Señala que para aprovechar mejor el recurso y hacer frente a los cambios climáticos que generan largos periodos de sequía y exceso de precipitaciones en ciertos sectores, “hay que aprender a cosechar el agua”. Por ejemplo, la ciudadanía debe aprender a construir reservorios, como hacen en el Chaco, agrega.

Pablo Jofré Leal

ttp://www.agua.org.py/images/stories/biblioteca/consumo/senasa-essap-altervida_b-usos-del-agua-en-paraguay.pdf